Este sitio web utiliza cookies tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, acepta su uso.

La Fertilidad de la Tierra⎢Agricultura ecológica
 
 
 
  cabecera3  

Controlar la correhuela

Tengo una invasión de la” mala hierba” correhuela. Me han dicho que la he podido sembrar con el rotavator. La invasión es seria, casi no me deja cultivar los bancales. Cada año tengo más y se hace difícil su control en ecológico. ¿Cómo hacer?
Ernesto Moreno, Tudela (Navarra)

Respuesta de Carmen Bastida
Tanto la correhuela común (Convolvulus arvensis) como la correhuela mayor (Calysteguia sepium) son plantas cuya presencia masiva indica un problema. Son bioindicadoras, porque nos alertan de algo. En este caso de un terreno compactado o bien por trabajarlo sin tempero, en tiempo demasiado húmedo, creando condiciones de asfixia o por un exceso de nitratos (exceso de abonado o porque la misma asfixia impide que se descomponga). Como dices también lo has podido resembrar con el rotavator, como si lo multiplicaras por esqueje.

Si entras en la hemeroteca web verás que de esta adventicia se han publicado varios artículos. Pero en resumen te diremos que de inmediato hay que reducir el abonado nitrogenado, que en agricultura ecológica puede tener su origen en un exceso de compost fresco o desequilibrado. Para corregirlo emplearemos un compost de buena calidad, bien compostado y con residuos vegetales y animales a partes iguales. El buen compost ayudará a regenerar la vida microbiana, esa microfauna y microflora que no vemos pero que es la que en verdad airea y esponja la tierra. Otra buena medida es sembrar un abono verde que aproveche ese nitrógeno y que sofoque la presencia de correhuelas. En otoño podemos sembrar una mezcla de veza-centeno y segarlo en primavera. O en julioa-gosto sembrar trigo sarraceno y segarlo en noviembre.

Es esencial trabajar las tierras en tempero, equilibrar el abonado y no emplear en esa zona maquinaria que por la vibración seguirá compactando y resembrando la correhuela. Hay que ser tenaces. Además de no repetir lo que se estaba haciendo mal hay que retirarla con paciencia y constancia. Si el terreno no es muy grande puedes cubrirlo con plástico negro, opaco, bien sujeto con tierra por los bordes. Debe permanecer así al menos dos estaciones. Debajo la correhuela agotará sus reservas intentando sobrevivir a la falta de luz, la falta de agua y el calor. Seis meses después lo retiraremos y quitaremos las plantas pero nunca a tirones, eso es inútil, sino levantando previamente la tierra con la horca de doble mango y después sacándolas con bastante raíz. Si el terreno es muy extenso hay que retirar aunque sea superficialmente toda la planta para que no semille y a continuación sembrar el abono verde que la asfixie y que suelte la tierra actuando en profundidad para romper la suela de labor.

  

suscripcion noticias e

 

Cesta de la compra

 x 
Carro vacío

nuevoslibros

BANNER ENVIO GRATIS SUP4 BANNER ENVIO GRATIS INF2

Fases Lunares / El tiempo

       

La Fertilidad de la Tierra,  Apdo. 115, 31200 Estella (Navarra) Spain - Tel. 948 539216 - Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.     

Aviso legal | Preguntas frecuentes | Contacto