Este sitio web utiliza cookies tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, acepta su uso.

La Fertilidad de la Tierra⎢Agricultura ecológica
 
 
 
  cabecera3  

Generosa acelga

Acelga

N
uestra tradicional acelga está considerada uno de los alimentos básicos en nuestra región. Es prima de la remolacha y sus semillas se confunden con facilidad.

Existe una gran cantidad de variedades distintas: con pencas de distinto tamaño (más anchas o más finas) y de distinto color (blancas, rojas, amarillas); también presentan hojas con distintas tonalidades de verdes y amarillos.

Se adapta bien a cualquier clima y, si se sigue una buena planificación, se puede cosechar durante prácticamente todo el año. Aunque es bastante rústica sus hojas pueden “quemarse” con las heladas. En zonas frías se debe proteger el cultivo, ya sea cultivando en invernadero, con microtúneles o utilizando mantas térmicas o paja. En zonas con viento es mejor plantarlas al resguardo de cortavientos para que no se deprecien las hojas.

Para conseguir una buena producción, y que la acelga forme hojas de buen tamaño, hay que nutrir la tierra generosamente (preferiblemente con compost maduro) antes de la siembra o plantación. Sin embargo, es recomendable no excederse en el abonado de cultivos que van a sufrir fríos intensos, ya que crecerán hojas demasiado grandes y débiles.

La acelga se adapta bien tanto a la siembra directa como a la realización de plantero. Si se siembra se puede realizar en hilera para un posterior aclareo con marco de plantación de 0,3 m x 0,5 m. Con la siembra directa el cultivo crece más fuerte y suele ser más duradero, ya que si se realizan plantones se rompe la raíz pivotante, necesaria para una óptima exploración de la tierra. Con la siembra directa habrá que tener más cuidado con las hierbas durante la primera fase del cultivo.

Para controlar las hierbas adventicias se pueden realizar binas o escardas mecánicas con regularidad, o preparar acolchados. Se debe prestar especial atención en las primeras fases de cultivo, hasta que la planta sea grande y las hojas sombreen gran parte del espacio.

Para la recolección, por norma general, se cortan las hojas más grandes conforme se necesiten, empezando por las periféricas y las que comienzan a amarillear; eso sí, se deben cosechar periódicamente para que las hojas nuevas crezcan con buen vigor. De esta forma el cultivo puede llegar a durar hasta más de 6 meses, cortándolo totalmente una vez comience la floración o con la llegada del frío.

Las enfermedades más comunes son el mildiu y el oídio, las cuales podemos prevenir con una tierra fértil y equilibrada, espaciando más el marco de plantación o realizando tratamientos preventivos como el extracto de cola de caballo. Las plagas más comunes son los limacos (babosas y caracoles) dañinas cuando las plantas son todavía pequeñas. En ese caso podemos controlarlas aplicando antilimacos ecológicos basados en fosfato de hierro. Luego será suficiente con vigilar y retirar el acolchado y si hay mucha humedad colocar pequeñas trampas (tejas bocabajo) y retirarlas a mano.

Conforme aumenta la temperatura se pueden sufrir daños producidos por la pulguilla (Chaetocnema tibialis), un pequeño coleóptero que en forma adulta alcanza los 2 mm de longitud y que presenta un color negro-verdoso con brillo metálico. Durante el día, al mover las hojas, se puede observar cómo salta el insecto, confiriéndole su nombre común de pulguilla. Pasa la noche enterrado en la tierra y en días de calor se torna muy activo, realizando pequeños orificios en las hojas de la acelga. Estos daños pueden ser muy graves en las primeras fases del cultivo, incluso pueden obligar a resembrar. Es difícil controlarlo con insecticidas ecológicos, por lo que hay que prestar especial atención a la prevención. Se deben eliminar las hierbas adventicias de la familia de las Brasicáceas (como la mostaza silvestre), ya que se alimentan de estas plantas y sirven de refugio. Regar a manta o por aspersión refresca el ambiente y ralentiza su actividad diurna. Y, por supuesto, se deben aumentar los niveles de fauna auxiliar.

CERAI Aragón. Equipo de Dinamización Local Agroecológica

 

suscripcion noticias e

 

Cesta de la compra

 x 
Carro vacío

BANNER ENVIO GRATIS SUP4 BANNER ENVIO GRATIS INF2

SUSCRÍBETE

RECIBE NOTICIAS Y NOVEDADES EDITORIALES
PUBLICIDAD

Fases Lunares / El tiempo

       

Calle Santa María, 115. 31272 Artaza (Navarra) Spain - Tel. 948 539216 - Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.     

Aviso legal | Preguntas frecuentes | Contacto