Este sitio web utiliza cookies tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, acepta su uso.

La Fertilidad de la Tierra⎢Agricultura ecológica
 
 
 
  cabecera3  

Fungicidas utilizados en numerosos cultivos son tóxicos para la salud humana según un estudio científico

FungicidasSDHI

U
n grupo de médicos e investigadores franceses ha publicado un estudio en el que confirman la toxicidad para las personas de los fungicidas Inhibidores del Succinato Deshidrogenasa (SDHI). Este tipo de plaguicidas, autorizados por Europa desde la pasada década, se emplean para eliminar los hongos y se utiliza masivamente en diferentes cultivos (cereales, espárragos, hortalizas, frutales, viñedos…). El informe ha sido publicado en noviembre en la revista científica PLOS One.

Los SDHI bloquean la respiración de las células fúngicas, inhibiendo la actividad de la enzima SDH, pero “también la de las abejas, las lombrices o los seres humanos”, advierten los investigadores, para quienes una disfunción de la SDH “está asociado a graves patologías” porque los SDHI provocan “un estrés oxidativo de las células humanas, llevándolas a morir”. El informe determina que, si bien los SDHI de última generación –que se acaban de lanzar al mercado– no bloquean la enzima SDH, sí que lo hacen con otros elementos de las mitocondrias (estructuras intracelulares responsables de la producción de energía de las células), lo que les vuelve peligrosos. “La alteración de mitocondrias conlleva un sinfín de enfermedades oculares, cardiomiopatías, encefalopatías, párkinson, alzhéimer, enfermedades en los niños… Pueden aparecer a cualquier edad y afectar a todos lo órganos. Se manifiestan de manera diferente en cada persona y su evolución es imprevisible”, alertan.

Muy resistentes y muy tóxicos

Estos fungicidas son fabricados por las grandes empresas agroquímicas, posicionadas en este mercado “que parece ser financieramente atractivo”. En esta tesis, los científicos han analizado los efectos de ocho SDI –los comúnmente conocidos flutolanil, fluopyram, boscalida, fluxapyroxad, penflufen, pentiopirad, isopirazam y bixafen– en la actividad mitocondrial de cuatro materiales biológicos, es decir, en células cultivadas en humanos, lombrices de tierra, abejas y hongos. 

Se emplean para eliminar los hongos y masivamente en diferentes cultivos como cereales, espárragos, hortalizas, frutales, viñedos...

De estos ocho productos, en el Estado español están todos autorizados y en uso, excepto el penflufen. Y la salida al mercado de nuevos plaguicidas basados en estas sustancias es constante. Por ejemplo, una de las grandes compañías del mercado presentó en el Campus de Fungicidas de Cereal –celebrado en Valladolid y Vitoria en 2018–, ante más de 200 técnicos y agricultores, su último fungicida “estrella” formulado con Benzovindiflupir, otro SDHI permitido en nuestro país.

El uso de estos plaguicidas no exige utilizar grandes cantidades porque “son muy resistentes y muy tóxicos” y sus efectos no son específicos del objetivo pretendido, sino que “provoca una catástrofe ecológica y sanitaria ya que matan todo, no solamente los hongos”, como declara Pierre Rustin, director del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) de Francia, en una entrevista concedida en noviembre al periódico francés Libération. Rustin añade que “los fabricantes conocen que estos plaguicidas tienen una aplicación más general porque los venden para matar los nematodos (es decir, se registran también como nematicidas), como los gusanos blancos que infectan los campos de fútbol o golf” y, además, revela “que se utilizan de forma preventiva”. “Se tratan campos con altas dosis sin saber si son útiles o no. Nadie trata a sus hijos con antibióticos todos los días, pero en los cultivos sí se permite. ¡Es increíble!”, denuncia.

Llamada a vigilar su uso

Para Rustin, la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria francesa (ANSES) tenía que ser consciente que desde 1976 los científicos vienen describiendo los SDHI como “hipertóxicos para los mamíferos”. En las declaraciones al diario francés Rustin recuerda que "cuando se pone en circulación una molécula tóxica, siempre se verifica qué efectos tiene en los humanos. Esta es la base”. Por tanto, los investigadores demandan una reacción inmediata por parte de la ANSES, para quien estos datos “no aportan elementos suficientes para activar una alerta sanitaria por la salud humana y del medioambiente”, aunque sí hace una llamada “a vigilar el nivel europeo e internacional de su uso”.

La Agencia señala también la necesidad, a raíz de este estudio, “de reforzar la investigación sobre los potenciales efectos toxicológicos para las personas”. Para ello, se ha comprometido a seguir los trabajos “para documentar mejor las exposiciones a través de los alimentos, el aire y la tierra, y para detectar posibles efectos sobre la salud en el campo a través de los sistemas de vigilancia existentes”. La ANSES dará a conocer los resultados de esta investigación en el primer semestre de 2020. Para el director del CNRS, “afirmar que no hay peligro es inaguantable” y como científico hace una advertencia, “la ANSES debe tener en cuenta de inmediato esta situación clara y evidente, en la que no cabe ninguna ambigüedad, y prohibir el uso de estos fungicidas inmediatamente”, exige Rustin

www.journals.plos.org

suscripción revista La Fertilidad de la Tierra

  

Cesta de la compra

 x 
Carro vacío

BANNER ENVIO GRATIS SUP4BANNER ENVIO GRATIS INF2

SUSCRÍBETE

RECIBE NOTICIAS Y NOVEDADES EDITORIALES

Fases Lunares / El tiempo

       

Calle Santa María, 115. 31272 Artaza (Navarra) Spain - Tel. 948 539216 - Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.     

Aviso legal | Preguntas frecuentes | Contacto