Este sitio web utiliza cookies tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, acepta su uso.

La Fertilidad de la Tierra⎢Agricultura ecológica
 
 
 
  cabecera3  

Editorial

Vivir no es sobrevivir

editorial72

L
o dijo ya en 1854 el jefe amerindio Seattle, cuando el presidente Franklin Pierce les quería dorar la píldora de cambiarles sus tierras por vivir en una reserva. Seattle tenía muy claro que le estaban haciendo a su pueblo lo mismo que a todo el entorno vivo, y como consecuencia no habría un final sino algo peor, una lenta agonía para todos. Miraba con más amplitud de miras y a más largo plazo: “¿Dónde está el bosque?, ha desaparecido; ¿dónde está el águila?, ha desaparecido. El fin de la vida es el comienzo de la supervivencia”.

El jefe Seattle confirmaría hoy que oficialmente seguimos en el supremacismo y en lo cuantitativo. En la UE hay censados 630.000 apicultores, 16 millones de colmenas, que producen 234.000 toneladas de miel por año. Pero nos faltan los datos cualitativos: ¿qué hacemos por los polinizadores?; cuando se importan colmenas o miel, ¿de qué procedencia?, ¿y con qué garantías y consecuencias? La situación es grave, 1 de cada 10 especies de abejas y mariposas (son varios miles de especies) y 1 de cada 4 especies de abejorros están en peligro de extinción, pero “no se saben todas las causas”, repiten los informes, cuando sólo con saber cómo la agricultura química envenena el campo con plaguicidas, cómo se reduce la floración con los monocultivos, cómo… y si a esta agricultura insostenible se suma una larga lista de malas prácticas en apicultura convencional tenemos la situación actual: avance de la varroa, infinidad de enfermedades y la muerte de colmenas enteras. Sin polinizadores no sólo nuestra alimentación está en peligro (el 70% de los cultivos alimentarios en España depende de ellos), también lo está la de los seres que nos rodean, porque todo está enlazado (algo que olvidan quienes piensan que polinizar a mano pueda ser un recurso). Hoy si la aguda mirada del jefe Seattle se dirigiera a analizar qué se hace en la Unión Europea se encontraría con que se han publicado directivas sobre plaguicidas, y sobre polinizadores, a todas luces insuficientes, tibias, sin ir al meollo, y a distintas velocidades según los países.

 ¿Qué hacemos por los polinizadores?; cuando se importan colmenas o miel, ¿de qué procedencia?, ¿y con qué garantías y consecuencias?
En el nuestro, cuando la Comisión Europea a finales de 2017 pidió comentarios a la hoja de ruta de su Iniciativa Europea de Polinizadores, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medioambiente envió un texto -al que casualmente Greenpeace tuvo acceso- en el que se reconocía la falta de datos, la urgencia de actuar pues “la información disponible para invertebrados muestra resultados alarmantes, puesto que la mitad de las especies estudiadas están amenazadas”; se hablaba de cambio climático, de la avispa asiática, del inicio de un Plan de Acción Nacional para la Conservación de los Polinizadores, ¡hasta del fomento de la producción ecológica para protegerlos! Pero no lo han hecho público, porque no están haciendo nada. En el país europeo con más hectáreas inscritas en ecológico, se “empieza a hablar” de compra pública y de fomento de lo agroecológico, sin tomar conciencia de que no sólo para los polinizadores sobrevivir no es vivir.

 

 

suscripcion noticias e

Cesta de la compra

 x 
Carro vacío

nuevoslibros

BANNER ENVIO GRATIS SUP4 BANNER ENVIO GRATIS INF2

Fases Lunares / El tiempo

       

La Fertilidad de la Tierra,  Apdo. 115, 31200 Estella (Navarra) Spain - Tel. 948 539216 - Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.     

Aviso legal | Preguntas frecuentes | Contacto

×
Suscríbete a nuestro boletín
Recibirás información sobre nuestras novedades, avisos de ofertas...