Este sitio web utiliza cookies tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, acepta su uso.

La Fertilidad de la Tierra⎢Agricultura ecológica
 
 
 
  cabecera3  

Cultivar guisantes

guisantes 01

E
l guisante es un cultivo de invierno-primavera que no soporta el calor del verano. Como puede crecer con temperaturas de 15-20 oC e incluso soporta las heladas, se puede sembrar ahora en otoño. En esta época es mejor elegir variedades tempranas, y en general de mata baja, de grano liso o redondo, muy tiernos y acuosos, y también los bisaltos o tirabeques, que se comen con vaina. Para congelar o conservar secos son preferibles las variedades medias y las tardías, que se siembran en invierno o comienzos de primavera y son las variedades de grano más redondo o incluso rugoso.

Hay que buscar variedades locales o al menos ecológicas, de las que hay inscritas varias en el MARM. Las que estaban registradas este año en el Ministerio son guisante porte bajo Progress 9, de porte alto Maravilla d’Etampes, media altura Rondo. Otras variedades que podemos adaptar al cultivo ecológico son por ejemplo de porte medio, “Allegro”, “Voluntario”; de porte enano “Aureola”, “Negret”, y el tirabeque “Capuchino”.

En el huerto ecológico, podemos sembrarlos donde antes hubo coles, puerros, achicorias… No les gusta la proximidad de ajos y cebollas, ni de los tomates (a tener en cuenta en siembras de primavera). Asociación favorable con coles, alubias, maíz, patatas, calabazas. Los guisantes nos dejarán una buena tierra mullida y nitrogenada –porque es capaz de fijar y usar el nitrógeno del aire– lista para cultivos exigentes, pero no para guisantes y otras leguminosas para las que tardaremos en repetir lugar al menos cuatro años.

Es muy frugal, pero lleva mal las adventicias. Por lo demás tendrán pocos problemas, en todo caso oídio cuando la temperatura pasa de 20 oC aunque suele ser al final del cultivo. Tratar preventivamente con cola de caballo, y si se compromete la cosecha, por ser un ataque precoz, espolvorear azufre. En tierras muy calizas no se dan muy bien porque sufren clorosis férrica (hojas amarillentas).

Después de la floración aplicar riegos frecuentes hasta la recolección. De no aportar las cantidades necesarias, el cultivo baja de rendimiento. Tampoco les gusta el agua encharcada, por eso los sembraremos en líneas un tanto acaballonadas para evitarles el exceso de agua. Se siembra a unos 3-4 cm de profundidad, dejando al menos 40cm para las variedades enanas o de mata baja y al menos 60cm para las de enrame, con una separación de entre 0,60 m y 1 m entre las filas para poder recolectarlos cómodamente y sobre todo para que corra bien el aire.

Después de brotar, a partir de 2-3 semanas, según la temperatura (en clima frío vegetarán hasta febrero), los protegeremos de babosas y pájaros. Les daremos un binado y de nuevo otro cuando tengan un palmo de altura, momento que aprovecharemos para colocar los tutores.

 

suscripcion noticias e

 

Cesta de la compra

 x 
Carro vacío

nuevoslibros

BANNER ENVIO GRATIS SUP4 BANNER ENVIO GRATIS INF2

PUBLICIDAD

Fases Lunares / El tiempo

       

La Fertilidad de la Tierra,  Apdo. 115, 31200 Estella (Navarra) Spain - Tel. 948 539216 - Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.     

Aviso legal | Preguntas frecuentes | Contacto

×
Suscríbete a nuestro boletín
Recibirás información sobre nuestras novedades, avisos de ofertas...