Este sitio web utiliza cookies tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, acepta su uso.

La Fertilidad de la Tierra⎢Agricultura ecológica
 
 
 
  cabecera3  

Las más dulces cerezas

Las mas dulces cerezas

C
uriosamente, mientras en la tierra del Sol Naciente admiran su belleza ornamental –la flor del cerezo es “el alma del Japón”– y desde hace más de 1.000 años se esmeran en seleccionar variedades con las flores más hermosas, en Europa hemos perseguido obtener una fruta cada vez más dulce y sabrosa, que atrae especialmente a los niños, de forma innata.

Del cruce de ancestrales guindos y cerezos silvestres cruzados con frutales traídos por árabes y romanos, hemos heredado un surtido admirable. Desde las peculiares picotas –cerezas sin rabito–, muy sabrosas, cultivadas principalmente en Extremadura, en el Valle del Jerte, a toda una gama de cerezas de Galicia, Catalunya, Navarra, Aragón, Murcia, Andalucía… siento no poder citarlas todas. Casi blancas, o de un amarillo pálido, otras veteadas, rosadas, de un rojo intenso y hasta casi negras. Cuanto más dulces, más nos aportan vitamina C, potasio, calcio y otros minerales.

A partir de mayo, su color y su delicioso sabor nos atraen como a pajarillos hambrientos después del invierno
Como toda fruta de hueso es rica en hierro, con un zumo rojo intenso que pregona la labor regenerativa que hará en la sangre y en las células del crecimiento; a los niños les atraen como a los pajarillos hambrientos, a los adultos además nos interesan sus propiedades depurativas, ese agua que desintoxica y esa fibra ligeramente laxante. Su color indica riqueza en carotenoides, magnesio, cobre, zinc, además de ser un alimento alcalinizante, en definitiva rejuvenecedor. Es así como supo retratarla un pintor como El Bosco, que allá por el año 1500 pintó una enigmática obra maestra, El Jardín de las delicias. Porque tras los rigores del invierno, quién no recuerda la alegría de coger cerezas y colgarlas tras las orejas como pendientes, encaramados al árbol, disfrutando como del primer beso. La juventud tiene labios de cereza. Pero hay que cogerlas en sazón, porque después ya no maduran, por eso lo mejor es descubrir las variedades que tengamos más cerca, y disfrutar de buenas cerezas ecológicas, como de la más dulce juventud.

 

Cesta de la compra

 x 
Carro vacío

nuevoslibros

Fases Lunares / El tiempo

       

La Fertilidad de la Tierra,  Apdo. 115, 31200 Estella (Navarra) Spain - Tel. 948 539216 - Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.     

Aviso legal | Preguntas frecuentes | Contacto

×
Suscríbete a nuestro boletín
Recibirás información sobre nuestras novedades, avisos de ofertas...