Este sitio web utiliza cookies tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, acepta su uso.

La Fertilidad de la Tierra⎢Agricultura ecológica
 
 
 
  cabecera3  

Deshojar la alcachofa

alcachofas

M
uchas palabras árabes relacionadas con la agricultura enriquecieron el castellano con nombres como albahaca, alhelí, aljibe, almazara, y como habréis adivinado, alcachofa. Se compone de al, que sería el artículo, y harsufa, de raíces persas, que significa palo de espinas o cardo comestible. Porque en su origen era así, pinchuda como los cardos silvestres. Pero la selección de cultivos realizada por generaciones de hortelanos ha logrado una hortaliza exquisita, delicada, y de mayores propiedades medicinales.

La parte comestible de la alcachofa, lo que llamamos cabeza, es un grupo de apretadas brácteas que poco a poco se van endureciendo hasta abrirse para dejar salir a las verdaderas flores, miles de “pelillos” que forman una espesa brocha de color entre azulado y morado, como sucede en los cardos. La planta completa, de casi un metro de altura, que podría permanecer en la tierra hasta diez años, en convencional se retira al segundo año, mientras en ecológico con buenos abonados y aclareos puede regalarnos entre otoño y primavera, al menos durante cinco años, con una docena de tiernas cabezas, como las de la variedad Aranjuez, o la variedad blanca de Tudela, con su pequeña hendidura en la punta. Su cultivo pide unas huertas cálidas, bien alimentadas con compost y protegidas de los hielos; a cambio, como explicaba el profesor Antonio Bello en el nº 5 de esta revista, las raíces de la alcachofa limpian de nematodos la tierra, de ahí que sea tan interesante incluirla en las rotaciones.

Para no perder sus propiedades medicinales lo ideal sería comerlas crudas, cuando están muy tiernas
Para nuestra alimentación, un plato de alcachofas hervidas no aporta calorías ni grasas, por eso se puso de moda una monodieta adelgazante, sin reparar en que la verdadera virtud de la alcachofa, Cynara scolymus desde los griegos y romanos, está en que contiene vitaminas y minerales pero sobre todo sustancias depurativas para nuestro organismo. Mi querida amiga cocinera, que prepara las mejores croquetas que he probado, cuando lleva una temporada abusando de los fritos, mira la campana de su cocina y medita, “¡así debo de estar por dentro!” y sabe que es el momento de volver a lo que llama platos-reloj. En la esfera de un plato llano reparte su ración colocando “veinte minutos” de arroz, veinte minutos de legumbre y otros veinte de verdura. Muy al día en fitoterapia cuando elige alcachofas sabe que son diuréticas, antirreumáticas, antiartríticas y de gran ayuda para aliviar el hígado y la vesícula biliar, sobrecargados de trabajo, y casi una panacea, aunque no tengan propiedades afrodisíacas, como se les atribuyó en el Renacimiento, y puedan resultar flatulentas.

Los niños y las personas sin problemas digestivos podemos disfrutar de unas buenas alcachofas simplemente retirando las hojas duras y cociéndolas partidas en mitades. O cortadas en lonchas, a la plancha con sal y zumo de limón, o bien acompañarlas de salsa con almejas, o rellenarlas con jamón y setas, incluso rebozarlas con huevo como parte principal de una buena menestra. Para no perder sus propiedades medicinales lo ideal sería comerlas crudas, cuando están muy tiernas, como hacíamos de niños jugando a comer sin pincharnos las cardonchas silvestres, que luego descubrí se llaman cardo mariano, Silybum marianum, también de excelentes propiedades para cuidar el hígado. Como en aquel juego, podemos comer las alcachofas ya un tanto duras, las que han comenzado a subirse a flor. Suele coincidir que son las de mayor tamaño, por eso las cueces en agua y sal, y te sirves una en el plato, rodeándola de aceite y vinagre. En esa salsa irás impregnando la parte tierna de cada hoja, comiéndola y deshojando la alcachofa como si fuera la flor de tus recuerdos, hasta llegar al corazón. Entonces retiras la pelusa, ¡pelillos a la mar!, y te comes la parte más suave y delicada, con gusto, limpiando el cuerpo y la memoria, para quedarte tan sólo con los buenos recuerdos.

Texto: Rosa Barasoain

 

suscripcion noticias e

 

Cesta de la compra

 x 
Carro vacío

nuevoslibros

Fases Lunares / El tiempo

       

La Fertilidad de la Tierra,  Apdo. 115, 31200 Estella (Navarra) Spain - Tel. 948 539216 - Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.     

Aviso legal | Preguntas frecuentes | Contacto

×
Suscríbete a nuestro boletín
Recibirás información sobre nuestras novedades, avisos de ofertas...