Este sitio web utiliza cookies tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, acepta su uso.

La Fertilidad de la Tierra⎢Agricultura ecológica
 
 
 
  cabecera3  

La Fertilidad de la Tierra Nº 54

Número: Otoño 2013
Sumario: Editorial (Progresar sin perder la autenticidad). La poda suave. El vergel en otoño. Recorrido por las variedades locales de Aragón. Proteger a las tierras de la salinización. Las leguminosas de grano en la alimentación animal (III): el altramuz. Larrabetzu un pueblo vivo hacia la agroecología. El huerto en otoño. Marco de plantación, polinización y cuajado en invernadero. Los Scoliidae, parasitoides y titanes. Verduras olvidadas (I). Las mil y una calabazas.
Número de páginas: 70 páginas
PVP:3,00 €
Descripción

La poda suave (Texto: Alain Pontoppidan Ilustraciones: Christian Galinet)

¿Cuál es la mejor manera de podar los árboles frutales y ornamentales? La que respeta el desarrollo del árbol y su personalidad. Para saber hacerla y conseguir flores y frutos abundantes, sigamos los consejos de un experto, Alain Pontoppidan, de quien acabamos de editar un libro. Ha desarrollado su método basado en años de observación de la Naturaleza y de práctica, como la auto-poda que el árbol hace de manera natural, mientras que cualquier corte mal hecho abre la puerta a problemas. Es muchas veces como pinchar una manguera, como romper el traje de un buzo, pues define al árbol como un ser vivo “sumergido” en la atmósfera.

Cuaderno del vergel (Texto y fotografías: Andreu Vila)

Trabajos de otoño. Sistema “Sandwich” o siembra de tapizantes. Salud del frutal: acabar la temporada con nuestros frutales sanos. ¿La tierra alimenta al árbol o el árbol alimenta a la tierra?

Recorrido por las variedades locales de Aragón (Texto y fotografías: Red de Semillas de Aragón)

La biodiversidad agrícola es fruto del trabajo de adaptación y conservación de  generaciones de agricultores. Además de ser clave para poder hacer una agricultura perdurable, en esa biodiversidad se encuentra el origen de muchos recursos necesarios, como son los alimentos, medicinas, tejidos… En los últimos 75 años la pérdida de biodiversidad ha sido extraordinaria. En respuesta han surgido iniciativas en todo el estado español que se han puesto a la tarea de recorrer pueblo a pueblo y así poder identificar y rescatar variedades, muchas de las cuales se creían ya perdidas. Una de las asociaciones que se ha puesto en marcha es la Red de Semillas de Aragón, formada por varios grupos en las diferentes comarcas y que en poco tiempo ha podido dar con una interesante colección de variedades locales.

Proteger a las tierras de la salinización (Texto: Marisol Garrido Ilustraciones: Joaquín Vila Garrido)

En los países del Sur, donde las lluvias son escasas y mal repartidas, es relativamente fácil que se acumulen sales en muchas zonas de cultivo y especialmente en los regadíos. Las sales son necesarias para el desarrollo de las plantas pero en exceso pueden dificultar el desarrollo de los cultivos, deteriorar la bioestructura de la tierra y causar otros efectos adversos. Las aguas de riego a veces contienen muchas sales que en determinadas condiciones se pueden acumular en la zona radicular. La recuperación de una tierra afectada por salinidad es muy difícil y casi siempre inviable económicamente, de ahí la importancia de prevenir y trabajar la tierra de forma que no se llegue a una situación irreversible.

Las leguminosas de grano en la alimentación animal (III): el altramuz (Texto: Vicente Rodríguez-Estévez)

En los artículos precedentes hemos venido tratando el problema del abandono del cultivo de las leguminosas para grano, con los consiguientes problemas de abastecimiento de proteína vegetal para nuestra ganadería y de pérdida de biodiversidad agrícola, favoreciendo la dominación de la soja transgénica. Pero el problema es aún más grave, porque implica una pérdida cultural difícil de revertir, una desaparición del conocimiento sobre los cultivos y su aprovechamiento. En el caso del altramuz ha sido una labor de búsqueda etnobotánica, y casi de arqueología, la que permite recuperar el conocimiento de cómo conseguir que esta leguminosa con un alto porcentaje de proteína, sea un alimento apetecible para el ganado.

Larrabetzu un pueblo vivo hacia la agroecología (Texto y fotografías: Patxi Gaztelumendi)

Cada vez más pueblos se mueven de forma conjunta a favor de la agroecología, de un consumo responsable. Un ejemplo es Larrabetzu (Bizkaia), localidad de apenas 2.000 habitantes que saltó a los titulares porque los padres y madres se plantaron ante la Administración y se negaron a un comedor escolar servido masivamente por empresas de catering y con una calidad dudosa. Decidieron que se autogestionarían, aunque esto supusiera perder las ayudas económicas. Y lo han conseguido con un menor coste y mayor calidad, además de contribuir a una cadena de iniciativas directamente relacionadas con la agricultura ecológica, conscientes hacia una globalidad agroecológica.

Sembrando tempestades (Texto: Gustavo Duch)

La calabaza naranja ideal para crear postres (Texto y fotografías: Edda Schaumann)

Ha llegado el otoño, los árboles se visten de colores cálidos, como lo hace también un fruto del huerto: la calabaza. Sus propiedades medicinales son múltiples, con un elevado contenido en antioxidantes y otras sustancias que facilitan la digestión y cuidan nuestros ojos… Toda ella es comestible, incluso las flores masculinas. Sus semillas, crudas, ayudan a expulsar parásitos intestinales y a prevenir el agrandamiento de la próstata. Con esta hortaliza –introducida en Europa por los romanos– podemos preparar hoy día platos exquisitos, desde cremas para bebés –y adultos–, a los potajes con legumbres, asada al horno, cortada fina y a la plancha, al vapor con un aliño o con semillas tostadas, rallada en magdalenas y, como veremos ahora, en empanadillas o como dulce postre otoñal.

Espacio del suscriptor nº 54

¿Qué es la tetragonia o espinaca de nueva zelanda? Conversión a ecológico de una huerta. Abonos verdes. Algunas dudas sobre los tratamientos naturales. Higos dañados.

Cuaderno del huerto (Textos: Carlos Romaní)

Octubre-noviembre-diciembre. La escarola, una ensalada para otoño e invierno. El centeno: un abono verde de otoño para el control de adventicias. Guardar semillas de calabaza.

Espacio del suscriptor

Marco de plantación, polinización y cuajado en invernadero (Texto y fotografías: Borja Camí Marnet)

Cuando vamos a plantar podemos dudar sobre cuál es la distancia adecuada a la que poner las plantas, si repartir el espacio según lo que necesitamos o según el cultivo. Ante esta duda podemos recurrir a los datos que aportan los ensayos en centros de experimentación, o preguntar a los agricultores experimentados y que saben combinar teoría y práctica. Otro aspecto que veremos, también de vital importancia en el invernadero, es el de la fructificación, ya que de nada sirve tener una planta bien cultivada si da pocos frutos. Las condiciones para el cuajado de las flores son diferentes que al aire libre, por la ausencia de viento y de polinizadores autóctonos, lo que afectará más a unos cultivos que a otros.

Los Scoliidae, parasitoides y titanes (Texto y fotografías: Jesús Quintano Sánchez)

El naturalista Jean Henri Fabre escribió en el siglo XIX que si la fuerza fuese el primero de los atributos zoológicos, dentro del orden de los himenópteros estarían las Scolias en primer lugar. Sin duda algunos de estos avispones, parasitadores de larvas de escarabajos, impresionan por el tamaño pero sin duda nos impresionará más conocer su extraordinaria forma de vida. Lejos de ser dañinos y peligrosos, su presencia en nuestra huerta o jardín es beneficiosa, por lo que debemos acogerlos y considerarlos nuestros aliados. Les tenemos miedo por ignorancia, pues salvo que intentemos cogerlos de mala manera nunca nos harán daño alguno. Conocerlos nos enseñará a ser respetuosos y aprenderemos de su no agresividad.

Verduras olvidadas (I) (Texto y fotografías: Trinidad de los Ángeles Sánchez Ávila)

De la domesticación de plantas silvestres surgieron las verduras que aún ahora cultivamos. Fue un proceso muy largo, generación tras generación, en los huertos de los campesinos que era donde principalmente se cultivaban y mantenían las variedades. En el siglo XIX el “mercado” comenzó a imponer con fuerza sus criterios de cantidad y de resistencia a los viajes de los alimentos. Muchas verduras quedaron en el olvido. Y precisamente muchas de ellas tienen unas cualidades que hacen necesario su redescubrimiento ante la uniformidad actual. La autora empieza por estas cinco verduras que vuelven con fuerza, valoradas como auténticas exquisiteces.

Las mil y una calabazas (Texto: Rosa Barasoain Fotografía: Fernando López)

Si en tema de amores te han dado “calabazas”, o si las has cosechado en los exámenes, no tendrás buen recuerdo de ellas, ni aunque te las presenten convertidas en dulce ‘cabello de ángel’. Pero, ¿y si te digo que sirven para desintoxicarse, para bajar peso, y que algunas ganan vitaminas conforme pasa el tiempo? Son tan variadas como versátiles, por eso nuestros abuelos –con un sentido muy práctico– se limitaban a distinguir entre las que llevaban a la cocina y las que daban al ganado; entre las de verano, más acuosas y finas de piel, y las de invierno, que se conservan meses a condición de haberlas recogido sin un solo golpe, y luego estaban las que se secaban para adornar, o servían como cantimplora, como flotadores, como cuencos…

 

Cesta de la compra

 x 
Carro vacío

nuevoslibros

BANNER ENVIO GRATIS SUP4 BANNER ENVIO GRATIS INF2

Fases Lunares / El tiempo

       

La Fertilidad de la Tierra,  Apdo. 115, 31200 Estella (Navarra) Spain - Tel. 948 539216 - Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.     

Aviso legal | Preguntas frecuentes | Contacto

×
Suscríbete a nuestro boletín
Recibirás información sobre nuestras novedades, avisos de ofertas...